¿Quieres unirte a Homefanfics? Muy sencillo visita nuestro nuevo hogar en www.homefanfics.com.
Te esperamos.

lunes, 14 de noviembre de 2011

De haber nacido Hombre

De haber nacido hombre, su vida hubiera sido perfecta, era fuerte, disciplinada y con un dejo de obediencia que la hacían una eficiente soldado y una capacidad para desobedecer las ordenes precisas que la hacían una líder eficiente, sus habilidades en la lucha llamaban siempre  la atención, era difícil creer que una criatura tan pequeña fuera capaz de hacer volar a un adulto de más de 90 kilos, y golpear exactamente los puntos que quitan la vida con precisión mecánica, ciertamente debió aprender, no por gusto , sino que por necesidad, a la temprana edad de 3 años, ya despertaba pasiones inmundas en seres bajos y asquerosos. Pero esa era la música que le tocó bailar en esta vida y con resignación danzó al son de ese tango…
Su vida en ese sentido no mejoró mucho con el paso del tiempo, solo hizo que sus amigos se volvieran más escasos y se acostumbró a esperar el momento justo en que le pedirían lo que siempre le pedían,  solo uno le interesaba de alguna manera especial, paciente lo acompañó, era diferente y especial, hasta que quiso cazarla como todos los demás, y de un solo golpe desgarro las mariposas que se elevaban cada vez que lo veían, ese día no hubo sexo, y ya tampoco un corazón, esa noche algo cambio, y se volvió de piedra, sin deseo, sin ilusión. Y al son de la música siguió bailando, años espero a ver si alguien le revivía ese corazón, pero como este al parecer se negada a latir, se decidió por ser tan fría como ellos, caprichosa y engreída, se sabía princesa deseada, a veces algunos ofrecía una leve resistencia y hacia un poco más entretenido el juego, sino… disfrutaba humillando, a ellos por no poder tenerla y verla coquetear con uno y otro y a ellas, por desear  a aquellos que durante la noche se encandilaban con su extraño brillo, una cosa más aprendió, a tener siempre un perro o dos, que alejaran a los que no entendían, que solo era un instante  y nada más.
Su trabajo de espía le daba acceso a información privilegiada, rápidamente se hizo de un  puesto en la organización,  interrogatorios su especialidad, aunque eran muy pocos los necios que llegaban a esa instancia, pero no hablaremos de esta parte, no aquí…
Por  más de 15 años viajo danzando fríamente, conquistando a los que se señalaban, o a veces cuando se aburría, jugando con algún incauto que llamaba su atención, los que la conocían de cerca, trataban de que no se aburriera, era fácil que buscara diversión, pero olvidarla a ella eso parecía ser más complicado, siempre pedían más. Solo uno se le negó, si se puede llamar negación, ese le puso una condición,  un anillo al dedo a cambio de su amor… oferta que ella rechazo, porque lo sabia un capricho y nada más, y enviudar podía ser más problemático que esperar.
Aburrida de críos un día busco mas allá, y escucho una intensa melodía y a su son danzo, esta melodía fue diferente, no la devolvió a la vida, no hizo latir el corazón, pero le recordó que existía una sensación a la que se negó,  la danza era peligrosa, eso le gustaba, rayaba en la locura y solo la hacía danzar. Él sujeto nunca sabrá que despertó,  un día solo la sintió trastabillar,  te equivocaste grito,  pero era tarde para él, ella danzaba para alguien más…
Sin quererlo como pasa a veces, una melancólica melodía  llamo su intención, y aunque trató de seguir la danza que venía bailando, la nueva música poco a poco la envolvió, movió sus pies, y de pronto un palpitar, porque en esa solitaria melodía, vio algo mas…
Con algo de miedo se acercó, se sentó y espero, la respuesta tardo en venir, pero llegó, poco a él se le acercó, pero esta vez era diferente, la diferencia puede ser sutil, pero es diferencia, esta vez su corazón se sincronizaba con la melodía, había algo mas allí, unas horas, unas líneas, unas palabras dichas, muchas no dichas, podía ver la diferencia en él… ese brillo que la atraía, y el que la alejara solo hacía que le dieran más ganas de estar ahí, porque era caprichosa y porque se le daba la gana.
Él era un cazador, experimentado como pocos, se sabía deseado y le encantaba que así fuera, la sabia suya,  voluntariamente entregada, y así la quería suya, enteramente suya, cada dos días le dada una cucharadita de miel, cada tres una de hiel. Y la mantenía a su lado, suya…
Era simple decir para él que no sentía nada de nada, pero ella también sabia bailar, no necesitaba que él le dijera que sentía o que no, porque sus actos también lo traicionaban, dulce y desinteresado, recordaba lo que ella decía, sus palabras ya lo habían traicionado una vez, cuando uno más joven se le acercó a ella, pero ahora era diferente, ahora ella era suya y él le enseñaría a ser sumisa a obedecer… porque la que quería suya, pero no sabía qué hacer con ella.
Ella ya danzaba bajo su ritmo, pero como siempre se aburría, y buscaba diversión, podía sentir su corazón protestar por danzar con otros, pero ya no solo bailaba al son de la música que le ponía, sino que también a los caprichos de este bailarín que se negaba a bailar.
Sumisa,  no creo, solo quiere bailar con él, bajo la música que el toque, caprichosa sin duda, y con un toque autodestructivo que sin duda la habrían hecho una magnifica Kamikaze.
Hubiera sido perfecta de ser hombre, pero nació mujer.

5 comentarios:

  1. lo entendi a la perfeccion. muy bien escrito, te felicito.
    ily

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, me sorprendio mucho tu comentario, me alegra que te gustara y mil gracias por tus felicitaciones... Ily. Un besote gigante. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. If I were a boy... habría cosas por las que, sencillamente, no habría tenido que pasar... Me ha gustado mucho, mucho... =)

    ResponderEliminar
  4. excelente, creo que varias algunas veces nos planteamos la posibilidad de una vida mejor si fuéramos hombre, pero es lo que no toco y nada más XD, otra vez has vuelto a usar la metáfora del baile, me gusta, hubo una parte del texto que me hizo pensar que este tendría continuación, en la parte que dice pero eso es otra historia. me gusto mucho, excelente, besos.

    ResponderEliminar
  5. Alice muchas Gracias por Leerme, Un besote gigante...quizas la tenga... ya sabes que me traume con lo de Solitudine sigo pensando si es yeta...
    jajaja pero al menos creo que estoy volviendo a escribir, parece que volvio la musa... y la inspiracion la sigue....
    nos vemos. <Muack

    ResponderEliminar